{{selectedLanguage.Name}}
Iniciar sesión Desconectar

La gran ola de Kanagawa

Katsushika Hokusai

La gran ola de Kanagawa

Katsushika Hokusai
  • Fecha: 1831
  • Estilo: Ukiyo-e
  • Serie: Thirty-six views of Mount Fuji
  • Género: marina
  • Media: xilografía
  • Dimensiónes: 37,8 x 25,7 cm
  • Reproducción
    de orden

La gran ola de Kanagawa​ (神奈川沖浪裏, Kanagawa oki nami ura?, literalmente «Bajo una ola en altamar en Kanagawa»), también conocida simplemente como La ola o La gran ola, es una famosa estampa japonesa del pintor especialista en ukiyo-e, Katsushika Hokusai, publicada entre 1830 y 1833,​ durante el período Edo de la historia de Japón.

Esta estampa es la obra más conocida de Hokusai y la primera de su famosa serie Fugaku sanjūrokkei (富嶽三十六景, 'Fugaku sanjūrokkei'? «Treinta y seis vistas del monte Fuji»),​ además de ser la estampa más famosa de su género así como una de las imágenes más conocidas en el mundo.​ Del molde utilizado se realizaron varias miles de copias, muchas de las cuales llegaron a manos de coleccionistas europeos. A partir de la década de 1870 la estampa se volvió muy popular entre artistas y coleccionistas franceses.​

Varios museos conservan ejemplares de la obra, como el Museo Guimet, el Museo Metropolitano de Arte, el Museo Británico, o incluso la Biblioteca Nacional de Francia y el Museo Nacional de Arte de Cataluña, generalmente provenientes de colecciones privadas del siglo XIX de estampas japonesas.

El ukiyo-e (浮世絵, 'ukiyo-e'? lit. «pinturas del mundo flotante») es una técnica de estampa japonesa, muy popular durante el período Edo de la historia de Japón. La técnica de grabado a partir de planchas de madera se introdujo en Japón en el siglo VIII procedente de China y se utilizó a partir de ese momento principalmente en la ilustración de textos budistas.​ A partir del siglo XVII esta técnica se comenzó a utilizar para ilustrar poemas y romanceros.​ Es durante esta época cuando surge propiamente el estilo del ukiyo-e, el cual reflejaba la vida e intereses de los estratos más bajos de la sociedad: mercaderes, artistas y rōnin, quienes estaban desarrollando su propio arte y literatura en zonas urbanas como Edo (hoy Tokio), Osaka y Sakai, en un movimiento que se conocería posteriormente como ukiyo, el mundo flotante.​ Fue el novelista Asai Ryōi quien en el año de 1661 definió al movimiento en su libro Ukiyo-monogatari: «viviendo sólo para el momento, saboreando la luna, la nieve, los cerezos en flor y las hojas de arce, cantando canciones, bebiendo sake y divirtiéndose simplemente flotando, indiferente por la perspectiva de pobreza inminente, optimista y despreocupado, como una calabaza arrastrada por la corriente del río».​

Gracias a movimientos como la literatura ukiyo y los grabados, los ciudadanos comenzaron a tener más contacto con los movimientos artísticos. Alrededor de la mitad del siglo XVII los artistas comenzaron a reflejar lo ocurrido en los distritos de placer, el kabuki, festivales y viajes. Estos últimos dieron nacimiento a guías turísticas que describían lo más destacado tanto de ciudades como del campo.​

Alrededor de 1670 surgió el primero de los grandes maestros del ukiyo-e: Hishikawa Moronobu.​ Moronobu comenzó a reproducir grabados de una sola hoja en donde representaba flores, pájaros, figuras femeninas y escenas eróticas, del tipo conocido como shunga. Este tipo de grabados eran realizados en negro sobre papel blanco, y el artista posteriormente debía añadir a mano los distintos colores. A finales del siglo XVIII se desarrollaron las técnicas necesarias para la impresión de diseños polícromos,​ conocidos como nishiki-e.​

Esta es una parte del artículo de Wikipedia utilizado bajo la licencia CC-BY-SA. El texto completo del artículo está aquí →


More ...
Anuncio