{{selectedLanguage.Name}}
Iniciar sesión Desconectar
×

Marie-Louise-Élisabeth Vigée-Lebrun

Louise Élisabeth Vigée Le Brun

Marie Louise Élisabeth Vigée Lebrun (París; 16 de abril de 1755-Louveciennes; 30 de marzo de 1842) fue la pintora francesa más famosa del siglo XVIII y una de las retratistas más demandadas de su época. Su pintura está presente en un centenar de museos de 20 países.​ Su obra incluye 900 pinturas, entre ellas 700 retratos -muchos autorretratos, 30 retratos de su amiga María Antonieta y 67 retratos realizados durante los seis años de exilio en Rusia-. Durante sus viajes se convirtió en miembro de las Academias de Florencia, Roma, Bolonia, San Petersburgo y Berlín.​ Dejó escritas las memorias sobre su vida.​

Nació en 1755 en París en el seno de una familia humilde a pesar de la reputación de su padre Louis como retratista en colores pastel dio acceso a la familia a la sociedad burguesa artística. Su hermano pequeño Étienne -tres años menor que ella- también mostró talento como escritor.​ De su padre, Louis Vigée, recibió sus primeras lecciones, aunque se benefició más de los consejos de Gabriel François Doyen, Jean-Baptiste Greuze, Claude Joseph Vernet y otros maestros de la época.

De 6 a 11 años vivió en un internado y no dejó de pintar.​

A los 12 años perdió a su padre y primer maestro en una operación médica fallida. Durante su adolescencia pintaba ya retratos de manera profesional. Comienza pintando a su propia familia: a su madre , a su hermano Etienne y a su padrastro, Jacques-François Le Sèvre.​ Su madre, Jeanne Massin, por circunstancias económicas volvió a casarse con un hombre con el que la pintora no tenía buena relación. Animada por su madre para que continuara con la pintura a los 15 años Louise tenía su propio estudio.​

Cuando su estudio fue embargado por pintar sin licencia, buscó afiliarse a la Académie de Saint Luc, que sin saberlo exhibió sus cuadros en su Salón. El 25 de octubre de 1774 ingresó en la Real Academia de Pintura y Escultura.

En torno al año 1774 conoció a Jean-Baptiste Pierre Lebrun, pintor y comerciante de arte vecino suyo, con quien se casó en1776 por recomendación de su madre, explica en sus memorias, y por salir de la casa en la que vivía su padrastro, de quien explica, cada vez tenía peor carácter tras dejar sus actividades.​ Su marido, explica también en sus escritos, resultó ser un mujeriego, adicto a los juegos de azar y prostitutas además de gastar el dinero que ella ganaba. Pero su propia experiencia profesional y colección de maestros antiguos y grabados ayudaron a Louise para ampliar sus horizontes artísticos y perfeccionar su técnica de pintura.​

Pintó los retratos de muchos de los miembros de la nobleza francesa y conforme avanzaba su carrera, a la edad de 23 años fue invitada a Versalles para pintar a la reina María Antonieta.​ El primer cuadro lo pintó en 1779.​ La reina quedó tan complacida con el trabajo de Vigée-Lebrun, que recibió el encargo de pintar más retratos de ella, así como de los príncipes y de numerosos nobles.​

A principios de la década de 1780 Le Brun llevó a su esposa a un viaje a los Países Bajos, lo que le permitió profundizar en los maestros flamencos y su comprensión del arte holandés, en especial del uso de Rubens de color y esmaltes, que iba a tener una influencia permanente en su arte.​ Allí pintó los retratos de algunos nobles y del Príncipe de Nassau.

Esta es una parte del artículo de Wikipedia utilizado bajo la licencia CC-BY-SA. El texto completo del artículo está aquí →


Más ...
Marie-Louise-Élisabeth Vigée-Lebrun Obras de Arte
View all 75 obras de arte