{{selectedLanguage.Name}}
Iniciar sesión Desconectar

Marcos Ana

Alejandro Cabeza

Marcos Ana

Alejandro Cabeza
  • Fecha: 2015; Spain 
  • Estilo: Realismo Contemporáneo
  • Género: retrato
  • Media: óleo, canvas
  • Dimensiónes: 41 x 33 cm

Retrato del poeta Marcos Ana

More ...

Fernando Macarro Castillo (Alconada, Salamanca, 20 de enero de 1920- Madrid, 24 de noviembre de 2016),​ más conocido como Marcos Ana (seudónimo formado con los nombres de sus padres), fue un poeta español. Encarcelado con solo 19 años en 1939 y liberado en 1961 gracias a la actividad de la recién fundada Amnistía Internacional,​ el régimen franquista mantuvo que conmutó la sentencia de pena de muerte por una condena de 30 años de prisión por haber cometido los delitos siendo menor de edad. Fue el preso político que pasó más tiempo en las cárceles de la dictadura franquista: 23 años de presidio condenado por tres asesinatos en primer grado. Él siempre se declaró inocente de estos crímenes.

Nació en la pedanía de San Vicente, perteneciente al municipio salmantino de Alconada, aunque vivió su infancia en Ventosa del Río Almar, también en la misma provincia,​ en el seno de una familia muy pobre de jornaleros, profundamente católicos.​ El menor de cuatro hermanos, Fernando Macarro pasó la infancia en Ventosa del Río Almar junto con sus padres.​ Sus hermanos mayores emigraron a Alcalá de Henares y a principios de la década de 1930, su hermana mayor, Margarita, le consiguió un trabajo a su padre en la localidad alcalaína, con lo que Fernando y sus padres se trasladaron a dicha ciudad.​ Su formación fue escasa, y a los doce o trece años dejó los estudios y se puso a trabajar como dependiente en una tienda,​ para poder aportar así ingresos a la familia. Con apenas dieciséis se afilió a las Juventudes Socialistas,​ que poco antes de la Guerra Civil se convertirían en las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), bajo la órbita comunista. En paralelo fue abandonando la religión.​

Marchó al frente al estallar la Guerra Civil Española, en 1936, dentro del batallón de milicias «Libertad» de las JSU, combatiendo en la zona de Peguerinos, en la sierra de Madrid, durante los primeros días de la contienda.​ Al producirse la militarización de las milicias y la creación del Ejército Republicano, fue obligado a abandonar el campo de batalla por ser menor de edad.​ Marcos Ana volvió a Alcalá de Henares donde fue secretario general de las JSU en la comarca de Alcalá. Durante la contienda, se afilió al Partido Comunista de España.​ En enero de 1937, su padre murió en un bombardeo de la Legión Cóndor sobre Alcalá.​

Macarro no pudo incorporarse al ejército regular hasta que cumplió 18 años, en 1938. Trabajó como comisario político en la 44 Brigada Mixta (estacionada en El Pardo) y más tarde como instructor político de la juventud en la 8ª División del Ejército del Centro, también en El Pardo, responsabilidad que ocupó hasta el fin de la guerra. Antes del cerco total a la capital, consiguió escapar en dirección a Levante, al igual que muchos cuadros y dirigentes del ejército republicano, las organizaciones del Frente Popular, o del aparato estatal de la República. Como muchos otros miles, Macarro llegó al puerto de Alicante en espera de que algún buque los rescatase. No pudiendo alcanzar barco alguno debido al bloqueo naval franquista, se rindió a las unidades italianas (la División Littorio) que cercaban el puerto el 31 de marzo y fue apresado y confinado, primero en el campo de prisioneros de los Almendros, y posteriormente en el campo de concentración de Albatera. Pocos días después escapó y realizó el trayecto de vuelta a Madrid, donde fue nuevamente detenido a la semana de llegar, tras ser delatado por un confidente de la policía.​

Esta es una parte del artículo de Wikipedia utilizado bajo la licencia CC-BY-SA. El texto completo del artículo está aquí →


More ...